"Las emociones están en movimiento, deben de fluir y seguir creciendo a la vez que experimentan la vida contigo."

El juego del placebo (2)

trram

Van transcurriendo los días unos más soleados que otros, unos sonriendo y otros tristes.

Levantándote cada mañana con la sensación de que te has dejado algo pendiente sin recordar  de que se trataba o el sentimiento de que tu vida está incompleta. Pueden pasar horas dándole vueltas y más vueltas hasta que decides meterte en la ducha y hacer como si nada hubiera ocurrido para poder cumplir con tus responsabilidades y de vuelta a la noche.

¿Solemos ignorar los avisos que nos envían nuestras emociones?

 Ante la ceguedad de nuestras carencias emocionales nos tiramos día tras día al vacio, con la mentalidad de encontrar fuera de nosotros, las aspirinas de la felicidad en vez de intentar comprender el motivo o la causa que nos incita hacerlo.

Nuestro campo emocional se alimenta de la esencia de todas nuestras experiencias a la vez que aprenden de ellas por eso actuamos de la forma que actuamos ante diferentes situaciones de nuestras vidas. Lo fortuito es que nuestras emociones se nutren de ellas mismas según tú vas andando hacia alguna dirección y a la vez se comparten con las de otras personas, ya sea en una conversación, con una caricia, con un silencio, etc…

Pero el problema llega cuando ellas dejan de nutrirse por sí solas, dejas de escucharlas las ignoras inconscientemente al olvidarte de ti mismo o bien al idealizar a otras personas dando una patada a tu personalidad  o autoestima. O bien cuando solo escuchas a tu mente o cuando vives los consejos de los que te rodean en vez de parar y mediar con la mente y el corazón si es lo que deseas, si se parece a donde quieres llegar, si es lo que quieres sentir, lograr, conseguir….

Tapamos esos canales con cemento de inseguridad, entre otros elementos y damos rienda suelta a paradigmas mal comprendidos como el Carpe diem, “haz lo que quieras” en vez de haz lo que quieras en este momento acorde con tus emociones y calidad de vida; o el Déjate fluir  “me dejo llevar por la corriente conforme con todo” ¿Te parece bien vivir aquello de lo que no estas conforme?

 Todo está en tus manos, es tu vida y por lo tanto tú eliges si quieres seguir en un mundo creado por tus vacios, carencias, lamentaciones, incomprensiones,… o ponerle freno y escucharte a ti mismo una vez para poder sanar esos puntos que te impiden ver la vida que te rodea tal y como es y lo que es peor, que te impide ver hacia dónde vas.

Muchas veces no sabrás ni por dónde empezar y te abrumarás fácilmente, pero no olvides de ponerte una medalla porque el hecho de reconocer que algo no te cuadra según tus instintos ya es un gran paso. Cuando menos te lo esperes llegara un día que verás que tu actitud estará mejorando y tu visión de la vida será cada vez más acorde a lo que deseabas hace tiempo sin saber porque ni como.

 Se trata de escucharte a ti mismo y cuando reconoces esas carencias y decides mejorar ese presente, es cuando empieza una nueva aventura para descubrirte de nuevo.

Las emociones igual que todo lo que has vivido es lo que define ahora mismo.

David Boix
Follow Twitter: @reflexdiarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: