"Las emociones están en movimiento, deben de fluir y seguir creciendo a la vez que experimentan la vida contigo."

Picture-890

La semana pasada quede con una amiga por la tarde para desconectar de las responsabilidades del día a día y pasar un buen rato en afortunada compañía. Estuvimos sentados durante horas en un banco de una gran ciudad, poniéndonos al día de nuestras aventuras y reflexionado mientras pasaban desconocidos en frente nuestro.

Recuerdo que unos de los temas con más énfasis de los que estuvimos hablando fue el de la famosa  atracción ciega hacia otras personas, es decir cuando nos dejamos llevar más allá de lo que el sentido común nos permite, saltándonos el razonamiento mientras lo enmascaramos con un te quiero y al día siguiente repetimos historias dolorosas; sin entender muy bien el motivo de la causa.

Hoy en día conocemos a las personas igual que conocemos a los envoltorios de los caramelos, ya que en pocas ocasiones ambas partes ceden a abrirse para dar el siguiente paso e iniciar una relación siendo mayormente consientes de lo que sienten y del paso que van a realizar conjuntamente, pero por otra parte existen personas que por equis motivos se sienten atraídas por las  virtudes o características que posee el otro para sentirse seguro, querido, protegido… para cubrir un vacío emocional en vez de sanarlo.

¿Pero es suficiente? ¿Nos conformamos solo con esa atracción?

Por qué si es así, tened cuidado al aferraros ciegamente de esas personas que consideráis mitos o héroes emocionales porque solo podrán ofreceros lo que marca su envoltorio, igual que botella de licor o una sustancia que os satisface durante unos instantes, como por ejemplo el licor sellado con un 40Cº de pasión o autoestima express.

Como seres humanos, poseemos varias virtudes y una de ellas es la destreza y la agilidad para cubrir y difuminar a corto plazo aquellos huecos emocionales que nos desesperan o nos invade la nostalgia y ha continuación decimos en voz alta: “Me falta algo para sentirme bien o completo ante la vida”.

Somos tan vulnerables ante la hipótesis de la falta de orientación que no alcanzamos la lógica y nos aferramos a etiquetas de un licor barato, en vez de parar y meditar si realmente vale la pena perder la cabeza y a veces el orgullo como persona por una atracción que solo te llenará igual que un placebo.

Hasta el punto de estar convencidos que todo va genial y sin perder más tiempo vas corriendo a comentarlo a tu mejor amiga para auto convencerte de tus últimos pasos.

Si te detuvieras y pensaras en cada frase que sueltas en ese preciso momento serías consciente que su elaboración carece de sentido común y que son enriquecidas con interrogaciones ¿No te parece bien? O directamente nos tiramos al vacío con ¿Qué piensas tú sobre él, es bueno para mi verdad?

Esa posición solo demuestra la inseguridad ante el nuevo personaje que has invitado a participar en tu historia, porque apenas prestamos atención que el papel que desarrollará será pasajero, en vez solemos dar fe de que este, por fin, es el correcto. Pero no queremos reconocerlo para evitar el destape de un punto vacío en tu alma y perder ese sentimiento del que careces, esa pieza de nuestro rompecabezas en forma de corazón que nos hace sentir realizados.

Donde guardamos todos y cada una de nuestras emociones y experiencias que te hacen reír y sonreír mientras pasas una estupenda tarde con tu mejor compañía, jugando a juegos inocentes y saboreando cada segundo a la vez que imaginas situaciones desenfrenadas con tus candidatos incompletos

David Boix
Follow Twitter: @reflexdiarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: